«No nos vamos a dejar vencer por esta pandemia»

 «No nos vamos a dejar vencer por esta pandemia»

A los que llevan el rugby en la sangre, a esos que sostienen la pasión todos los días y que la pasión los sostiene a ellos también, la pandemia los viene desafiando y poniendo a prueba día a día. Los dobla, pero no los quiebra. Porque el rugby les enseñó a seguir con el foco puesto en los objetivos.

Una referencia (por suerte –o por raza- en Tucumán hay muchas) es José Rubino. El entrenador es Oficial Provincial de Desarrollo (ODP) y también desempeña el rol de facilitador regional, una suerte de nexo entre sus pares del NOA y la UAR.

Rubino habló el último jueves con nuestro compañero Sugus Cardozo, en una nueva noche de rugby y radio, la propuesta de Scrum 5 por la Rock And Pop, 106.9 de Tucumán.

El entrenador habló de todo un poco, siempre con optimismo y pasión, tanto, que vislumbra “una luz de esperanza al final del túnel” y hasta se anima a imaginar “un rugby mucho más pleno que ahora” para  “agosto, septiembre”.

NOVEDADES
El Desarrollo, en todas sus divisiones, claramente es el estamento más afectado por la falta de vida deportiva y social. “Recientemente hemos tenido una reunión con los clubes de Desarrollo y se armó un plan de contingencia para ayudar en puntos sensibles, como por ejemplo, la pérdida de jugadores, cuyo porcentaje hoy es similar al del resto de los clubes, pero,  para Juveniles del Femenino o Juveniles de Desarrollo, por ejemplo, perder el 30% de jugadores significa no poder presentarse a jugar. Por eso tenemos que reforzar esa situación con el Plan”, remarcó Rubino.

Sobre el alcance del impacto en la región, el ODP expresó “Jujuy está prácticamente con actividad normal; Salta está  muy parecido a nosotros pero Santiago está cerrado, lamentablemente. Allí habrá que reconstruir prácticamente el rugby, porque no se compite hace un año y medio”.

Al impacto más duro del parate por la pandemia, Rubino lo detecta en “sobre todo, en Infantiles, en aquellos chicos que se estaban enganchando y que nos permitían levantar el número de chicos. Va a costar reconquistarlos, sobre todo porque viene el frío y las enfermedades virales”.

PUESTA EN VALOR

Rubino pone énfasis al destacar el rol de los dirigentes, en el peor contexto de la historia para desempeñar ese rol: “Los dirigentes han hecho un esfuerzo enorme, tanto los de la Unión como los de los clubes. Es un esfuerzo no reconocido en muchos aspectos. Se han reunido en varias oportunidades para trabajar juntos y mantener los clubes abiertos, eso me consta. Es muy difícil para un dirigente que tenía competencia todos los fines de semana y empezar a trabajar con otras cosas, de cero prácticamente. Hay que valorar el trabajo de los dirigentes de los clubes y de la Unión, desde donde se han hecho innumerables actividades para sostener el vínculo”.  

Vamos a seguir trabajando, no nos vamos a dejar vencer por esta pandemia, el objetivo está puesto, estamos muy concientizados de que se puede y la gente que está trabajando, también”, augura el entrenador. Y aclara que “al horizonte  lo veo difícil pero también veo que podemos salir muy fortalecidos de esta situación. Nos va a ayudar a trabajar para adentro y lograr tener un torneo tucumano fuerte”. “A los entrenadores, sobre todo de Infantiles y Juveniles, la pandemia nos puso también en una situación: tenemos que ser mucho más atractivos para los chicos.  Cuando nos sacan la cancha y al pelota perdemos comunicación, no puede ser”, reflexiona.

LA VIRTUALIDAD
Para Rubino, “ha llegado de golpe, hubo que adaptarse, creo que se va a quedar a en algunas cosas pero en otras es necesario recuperar el contacto, que es lo más sano que tiene el rugby y lo que nos hace diferente. Porque he observado que si bien en Tucumán hemos recuperado el juego, nos falta la otra parte, el tercer tiempo y esos otros ámbitos que tiene el juego que nosotros lo disfrutamos muchísimo”.

 “Charlo con muchos padres, algunos cumplen el doble rol de ser padre y entrenador. Es una situación que la estamos sufriendo todos. Pero, remarco, los dirigentes trabajaron muchísimo, junto a padres y entrenadores, y mantuvieron vivo a nuestro deporte, a diferencia de otros. Sé que vamos a salir fortalecidos”, finaliza Rubino, listo para seguir lidiando con el rugby, la pandemia y sus situaciones. Tiene la primera dosis de una vacuna colocada. Pero lo que lo anima a seguir en la lucha diaria, es la pasión.

Diego Esper

0 Reviews

Write a Review

Publicación relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *