Wayne Barnes dejó claves y experiencias importantes para los árbitros

 Wayne Barnes dejó claves y experiencias importantes para los árbitros

En un ZOOM internacional inolvidable, al que se sumaron árbitros tucumanos, de otras regiones del país y de países limítrofes, la Comisión de Árbitros de la Unión de Rugby de Tucumán presentó este miércoles al inglés Wayne Barnes (41), elegido Mejor Árbitro 2019 por la World Rugby.

«Estamos muy contentos con la masiva participación de los árbitros tucumanos, que no solo participan en todas las propuestas sino que se suman y aportan. Este proyecto es para ellos y con la finalidad de jerarquizar el referato tucumano», destacó el coordinador de la Secretaría Técnica de la Comisión de Árbitros de la URT, Maxi Cáceres Cano.

El nacido en Gloucestershire debutó como árbitro profesional en 2005 y dirigió en los mundiales Francia 2007, Nueva Zelanda 2011, Inglaterra 2015 y Japón 2019. Estuvo en la Argentina en 2005, dirigiendo en el Mundial M21 que se disputó en Mendoza. Y pitó en Pumas – Francia jugado en Tucumán en junio de 2016.
“En ese viaje comprobé que el estadio (por el de Atlético) no estaba hecho par agente alta…”, recordó con risas.

Tucumán, 2016. Barnes no entraba en los pasillos a los vestuario de Atlético.

Barnes mostró amabilidad, simpatía y generosidad al compartir experiencias con sus colegas y recordar anécdotas e historias.
Arrancó la charla recodando el partido más tristemente célebre que se le reconoce: el de los cuartos de final del Mundial 2007, cuando ignoró un pase forward en ataque francés frente a Nueva Zelanda, que terminó en try galo, en una amonestación para los kiwis y y posterior eliminación de los All Backs de la copa.
“Después de ese Mundial me propuse mejorar para evitar cometer esos errores; inicié un camino de aprendizaje”, admitió y en el mismo sentido aseguró que “la preparación es la clave para el árbitro”.

El británico recordó con gracia lo que vino después de ese Mundial. “En la plaza principal de Christchurch pusieron una imagen mía y me declararon la tercera persona más odiada del país, después de Saddam Hussein y Osama Bin Laden. Y en el baño de un bar de Queenstown pusieron un mingitorio con mi cara, para orinarme”. «Ahora ya no está, hay otro», se alivió.
Pero no todo es gracia. En su momento, Barnes también denunció graves amenazas después de esa experiencia deportiva.

El mingitorio con su imagen, para el descargo de los kiwis.

Experiencia como jugador
Jugué poco, 5 ó 6 años y al mismo tiempo ya era árbitro. Los miércoles jugaba y los sábados dirigía. Les recomiendo a los árbitros, si pueden, jugar y dirigir al mismo tiempo; es algo muy bueno, porque se entienden las frustraciones desde ambos lados”.

En el ZOOM, que contó con la traducción impecable del árbitro tucumano Julián Montenegro, el europeo reforzó la idea de la preparación. “Es clave para el árbitro”, insistió. Y reveló que no le gustaba entrenarse pero después de esa experiencia en Francia 2007 (tenía 28 años) se dio cuenta que necesitaba prepararse más y no confiarse “por ser joven”.

Cómo prepara un partido
Barnes contó detalladamente su preparación e hizo hincapié en el valor de trabajar en equipo, con “mis asistentes y TMO”.
Me preparo con un entrenador de árbitros, un entrenador de primeras líneas, un psicólogo deportivo y un director de partido. No siempre la persona que puede asistir a un árbitro debe ser del rugby. Es importante saber eso”, sostuvo el inglés, que destacó que “antes de dirigir un partido estudio, de ambos equipos, imágenes de las primeras líneas, con qué pie juega el medio scrum, la estrategia de defensa de un equipo, la estrategia en el line, quién compite en el aire y cómo juegan el tackle”.

«Mi libro negro». El inglés mostró las anotaciones que toma antes de cada partido.

Y siguió: “Es importante también conocer la historia y la rivalidad entre seleccionados y equipos, contar con mucha información previa”. “Imagínense que dirigen a Universitario y el árbitro que lo dirigió el fin de semana anterior les avisa que el pilar izquierdo de Universitario se cae mucho. Entonces, con esa información, se lo habla al jugador en el vestuario, para que entienda que lo tienen visto, que conocen sobre él”, ejemplificó Barnes.
“Camino al club, en su auto o en el colectivo, el árbitro debe ir pensando cómo resolver o qué va a decirle al jugador en diferentes situaciones del juego”, aconsejó.

El trabajo en equipo
Con una diapositiva titulada “Lleva a tu equipo contigo” (Take your team with you), el invitado al ZOOM por la Secretaría Técnica de la Comisión de árbitros  de la URT, explicó que “el trabajo en equipo es importante para potenciarse. Lleva a tu equipo contigo”. “Una semana antes del Mundial Inglaterra 2015, nos entrenamos con la marina inglesa durante 3 días y dos noches. Nos dimos cuenta que los marines hacían y que lo más interesante era que todos formaban parte del plan,  que antes de armar un plan, todos formaban parte de él y están de acuerdo con él. Cuando todos en el equipo (asistentes y TMO) entienden y están de acuerdo con el plan, el plan funciona”, compartió.

El inglés ponderó el trabajo en equipo entre los árbitros.

“Para el Mundial 2019 en el grupo de 23 árbitros sabíamos que no todos íbamos a dirigir la Final. Pero eso no nos quitó el foco a cada uno. El grupo era importante. No por saber que otros serían los encargados de la Final el resto iba a hacer cosas menos importantes”, añadió.

Para la despedida de la charla, que se extendió poco más de una hora, Barnes agradeció “la invitación” y el presidente de la Comisión de Árbitros, Fernando Martoni, le retribuyó su agradecimiento y auguró que “cuando termine esta pandemia tenemos previsto enviar un árbitro de intercambio a Inglaterra, nuevamente”.

Diego Esper

0 Reviews

Write a Review

Publicación relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *