«Me encantaría que los clubes de la Capital abran sus puertas a las mujeres»

 «Me encantaría que los clubes de la Capital abran sus puertas a las mujeres»

Si bien es cierto que en el deporte los resultados a veces se dan con acompañamiento de la suerte, también es cierto que cuando se trabaja con un objetivo, al llegar al mismo se llega con una causalidad, entonces es cuando “el premio” se agranda y toma una dimensión quizás no calculada.


Esto fue lo que vive actualmente el entrenador Lucas Bustos, junto a un gran grupo de jugadoras de rugby del club Aguará Guazú, recientemente campeón nacional de rugby femenino.
Scrum 5 conversó con Bustos, portador de una alegría eterna, al igual que cada responsable de este momento de gloria de la institución del sur tucumano. “La  verdad que esto tiene una causalidad, es un trabajo que se viene haciendo con chicas que se enfocaron en el torneo Nacional de clubes femenino de rugby  y en tratar de llegar a lo máximo. Eso las llevó a lograr lo que hoy disfrutan: el título de Campeonas Nacional 2021 para el club”, expresa. 

En esta provincia a lo mejor no tiene tanta difusión el rugby femenino pero las ilusiones viajaban en cada valija de las integrantes de este plantel. Bustos, en relación con esto, afirma que  “venimos trabajando desde comienzo de año, paso a paso teniendo en cuenta que ya habíamos logrado un segundo puesto. Les decía a las chicas que no nos adelantemos y construyamos nuestro juego partido a partido. Pero también tengo que decir que confiaba plenamente en ellas. Porque se pusieron ese objetivo y lo lograron impecablemente”. 

¿Desde cuándo estás involucrado en el rugby femenino? 

Empecé como PF de las Naranjas, porque soy profesor de Educación Física. Fui aprendiendo a la par de ellas, ante la renuncia del técnico de ese momento. Eso me llevó a trabajar con las jugadoras de Aguará. Este plantel mostró mucha predisposición a la unión del grupo. Al tener tres jugadoras Pumas en el equipo un poco obligaba a superarse día a día en los rendimientos, más el aporte que ellas significan en el grupo. Se viajó con todas porque el torneo tienes sus exigencias; las que no jugaban apoyaban para que nadie se sienta sola. 

¿Qué es lo que mejor hace en el juego de seven el equipo? 

La defensa es el punto fuerte del equipo. Las chicas lo hacen bien,  sin dejar espacios para que el rival logre marcar progresos en el ataque. Son siete minutos por tiempo, con un degaste físico muy exigente y deben estar muy atentas para recuperase de los distintos momentos que obliga el partido.

¿Cuál fue el rival más fuerte o difícil?

Es difícil hablar de un rival en especial, en este nivel todos son difíciles, porque llegan preparados para un torneo exigente, a pesar de tener esta pandemia, todos los planteles han llegado de la mejor forma y quieren reflejar en la cancha el esfuerzo que hicieron para prepararse. 

¿Por qué crees que en el Sur de la provincia se ha llegado a tener tanto entusiasmo por el rugby  femenino? 

Creo que es porque se vive de otra forma. Se le está dando mucha importancia a la parte juvenil y es la base para el crecimiento donde se apoya mucho para que tengan el crecimiento y conocimiento del juego en sí. Me encantaría que los clubes de la Capital abran sus puertas a las mujeres, teniendo en cuenta que tenemos equipos muy fuertes en lo masculinos, también estaría bueno que las chicas se decidan a practicarlo, estoy seguro que las ganas sobran. Es cuestión de decidir. Las mujeres son prolijas y me animaría a decir que son más correctas que nosotros. Eso lo compruebo cuando realizan los movimientos, buscando la perfección. Las destrezas son importantes y esto también se nota en las chicas del Seleccionado argentino por la preparación que ellas tienen, las restantes acompañan y buscan ir aprendiendo, entendiendo el porqué de  la destreza. 

En el cierre de la charla, Bustos repasa: “Jugué desde los 7 años hasta los 18;  comencé en La Querencia (Alberdi), pero me dediqué a la profesión que elegí”. Sobre el rugby femenino de 15, añade: “Si bien es cierto que en otras provincias se juega al rugby de esa manera, en Tucumán, con trabajo y apoyo se puede lograrlo; es más es posible que se haga un intento para noviembre o diciembre de este año para ver cómo estamos de gente y aprovechar  para difundirlo”. Y se esperanza: “Barbie Pichot, es en ese aspecto, la persona que nos apoya, nuestro objetivo es cuidar las jugadoras”.

Manuel Cardozo

0 Reviews

Write a Review

Publicación relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *